devuelvanme mi oro! devuélvanme mi oro! – un muy pequeño y parcial comentario respecto a este vacacional feriado de octubre

Estándar

5 siglos igual

Parece, solo parece, que en un par de días los mineros sepultados en Copiapó comenzarán a ser rescatados de uno de los lugares donde nunca debieron estar, de uno de esos lugares oscuros donde nunca deberían haber quedado atrapados.

El gobierno de Chile, las máquinas excavadoras, los equipos técnicos de toda calaña aparecen en un papel heroico, propiciando la salvación, la vuelta a la vida, de unos infelices que ¿tendrán su media hora de “gloria” cuando salgan del agujero?

Cuando “sean rescatados” se dice por ahí. Colonización, siempre colonización. El lugar pasivo de los hombres pobres, pobres de dinero, expropiados, esclavizados bajo el eufemismo de los trabajos precarios. Hablo de hombres, nada de doble o múltiples géneros: aquí las mujeres, ni existen. La expropiación que hace el capitalismo desde siempre….

Charlé sobre esto con dos personas muy queridas, con cada una por separado, porque los lugares de encuentro son bien distintos, no por divergencias de otro tipo. Pensábamos que estos hombres tal vez reciban una indemnización y una pensión de por vida, una indemnización para callarles la boca, para que solo cuenten la experiencia, la aventura… si es que salen, yo todavía tengo dudas, aunque por supuesto, todas las esperanzas. Sea como sea, con dinero de sucio origen en una flamante cuenta bancaria, dinero exprimido de su propia sangre, o sin él, no van a dejar de ser mineros explotados por una industria asesina, por un estado interesado exclusivamente en el capital y en la mansedumbre de la obediencia social.

La industria minera seguirá como hasta ahora sus rumbos y sus intereses, cueste lo que cueste, porque nunca el costo hará mella en sus ganancias ni afectará su moral rapaz e indigna. Las máquinas excavadoras seguiran, como siguieron todo el tiempo, excavando agujeros, túneles, minando la resistencia material del planeta, para que ahí sigan siendo encerrados los mineros, los 33 mineros, los 333 mil o los 33 millones de mineros. No son máquinas de paz, solamente están lavando responsabilidades ¡y seguramente, también están lavando dinero!

Hoy, como hace cinco siglos y hace mucho más, el dinero, la avaricia, la discriminación, la inequidad siguen horadando las vidas americanas, todas las vidas.

FIN y para amenizar la velada…

http://www.youtube.com/watch?v=5LjeLyQbwLg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s