Reflexiones sobre Coelaboración en Educación

Estándar

 

En el texto introductorio al curso se nos propone en un momento


Para pensar juntxs
¿Cómo la tecnología facilita que las comunidades y sus miembros
exploren, expresen y definan una identidad común?, ¿Permite la
tecnología entender y revelar cómo el dominio de una comunidad
se relaciona con otros dominios, individuos, grupos,
organizaciones?

Mientras investigo como “embeber” la entrada en esta pantalla, lxs invito a clickear el link para escuchar el primer esbozo de mis respuestas, muy preliminares y desprolijas, un borrador urgente que apuesta al aprender haciendo y al deponer orgullos y pudors. ¡dejen sus comentarios!

 

http://voicethread.com/book.swf?b=3148546

 

Para quienes no están en el curso, el articulo de marras es

ANDREOLI, Silvia (2012). “Módulo introductorio: Herramientas y escenarios para la co-elaboración” material producido en el marco del curso Herramientas para la co-elaboración en Educación. (2° ed.) del Programa Virtual de Formación Docente del Centro de Innovación en Tecnología y Pedagogía dependiente de la Secretaría de Asuntos Académicos del Rectorado de la Universidad de Buenos Aires.

Puede consultarse en http://campuscitep.rec.uba.ar/pluginfile.php/77923/mod_resource/content/3/ED_HCEE_M%C3%B3dulo%20Introductorio.pdf

glosario abierto, en derrumbe y construccion permnente

Estándar
  1. comunidades de práctica: El aprendizaje colaborativo llega a ser mucho más potente cuando tiene lugar en el contexto de Comunidades de práctica. Las comunidades de práctica son grupos sociales virtuales que comparten un interés común y se constituyen con el fin de desarrollar un conocimiento especializado con aprendizajes basados sobre experiencias prácticas. (Lave y Wenger 1991) Lee el resto de esta entrada

La marginalidad, como problema existencial. Frases que saltan en twitter y me hacen saltar las neurosis

Estándar

Estas son algunas frases que recopilé en media hora en mi twitter, con el hashtag #ibertic si no me falla la memoria. Las apunto aquí porque me desconcentran, me perturban, me inquietan, me hacen pensar. Algunas me resultan un poco tautológicas (para mi propio sistema de clasificación lógica). Es cierto que las afirmaciones que se reafirman a sí mismas sirven para construir empoderamiento, consenso, identificaciones y actitudes proactivas, entre tantas cosas.

“Usamos tecnología en red para aprender en red”

lo superficial y lo profundo. Redes que expanden, ¿desafíos cognitivos? ¿qué se construye? ¿con qué horizontes?

La clave es hacerse las preguntas en base a 4 conceptos claves: Autonomía, interacción, diversidad, apertura

Es o no el conectivismo una teoría de aprendizaje? es necesario hacernos la pregunta?

Tratamos de acomodar el mundo a la teoría ¿puede la teoría estar equivocada? ¿Que aporta verdaderamente el #conectivismo?

El aprendizaje tiene que ver con la transferencia lejana, ¿cómo mira la teoría ese tema?

tener cierta configuración mental nos permite reconocer a través de nuestro patrón mental #Ibertic

el significado crea significaciones también, percepcíones en una dialéctica que estudió la gestalt hace unos años

Tenemos diferentes Niveles de interacción, y solo cuando establecemos un conexión directa con el objeto, aprendemos

¿tiene status epistemológico la teoría del conectivismo? ¿se deriva del procesamiento de la información?

Que pasa con un entorno cerrado? hacen parte del ambiente real de aprendizaje?

Para que interactuamos en las redes? Cual es el sentido o intención de las señales en la red?

¿hay tensiones entre los PLE y el conocimiento colectivo? señales con sentido de posibilidad, ¿quién pone el sentido?

Pienso que las personas que escriben esas intervenciones están dialogando con otras, que hay un contexto y un discurso construido y en contrucción al que yo no accedo, porque soy “principiante” y entonces siento que las ideas publicadas están fuera de contexto, son sordomudas. Tal vez solo tengo que tener paciencia y hacer buena letra, no ser demasiado controversial y ganarme la confianza y la atención de quienes escriben y yo leo, pero que no responden a mis cuestiones… obviamente porque no estoy en su círculo de confianza, de reconocimiento o lo que sea.

La marginalidad, como problema existencial. Voy a seguir pensando

reflexiones: ¿cambia el funcionamiento del cerebro o cambiamos socialmente?

Estándar

Me enteré de la existencia y el trabajo de Dolors Reig hace poco más de un mes, cuando asistí a la transmisión en vivo de su videoconferencia sobre Sociedad Aumentada y Enseñanza/Educación, por decir un título que no es literal pero se aproxima al oficial. Ahora ya tengo un mejor panorama de quién es ella y de qué va su trabajo… solo un panorama, que conste, y porque es un panorama bien liviano me atrevo a comentar con desparpajo un artículo de ella misma cuyo escandaloso título es “12 cambios en el cerebro conectado”

No me gusta lo que me sugiere “cerebro conectado”. Entiendo que se trata de un recurso  retórico (¿sentido figurado, metáfora qué cosa?) pero inmediatamente me lleva a una concepción cerebrista de la comunicación y las interacciones sociales, una disociación que pone a las funciones mentales y al cerebro en un papel de dispositivo electrónico…. ¿esto será eso del famoso cyborg y yo estoy rezongando? NO estoy muy segura, y aún si lo fuera, creo que no en el mismo sentido rico y profundo con el que Donna Haraway usó el concepto hace ya tanto tiempo.

El enfoque de la autora, así como las referencias que cita allí y en otros lugares, me hacen pensar en una concepción de la persona como un dispositivo de información/comunicación entre los tantos que integran una red de producción poscapitalista, donde el énfasis está puesto en la eficacia y la velocidad, sin tener en cuenta los factores altamente opresivos, reguladores y alienantes de estos regímenes de producción (material tanto como cultural).

Hechas mis advertencias, resumo sus observaciones

1. Internet se convierte en nuestro disco duro externo, el lugar en el que almacenamos muchas de las cosas que antes solamente podíamos memorizar.

2. Con todo ello cambia la forma en que aprendemos y los recursos que antes dedicábamos a memorizar cumplen hoy otras funciones.

3. Relacionado con lo anterior, Internet se convierte en nuestra memoria transactiva, nos resultará, según los estudios de Sparrow y otros/as, más fácil recordar los  procesos por los que que llegamos a las cosas, los caminos que seguimos desde Google para encontrarlas que las cosas en sí.

4. Aumenta la capacidad de Multitarea como adaptación o distracción.

5. Nuestro coeficiente intelectual está aumentando con el tiempo. No sabemos si gracias a la tecnología o a pesar de ella pero nos vamos volviendo más inteligentes como especie. Y todo ello, añadiría, como individuos pero sobre todo también como colectivos.

6. Somos cada vez mejores  a la hora de filtrar información, de determinar su relevancia.

7. Nos estamos volviendo físicamente adictos a la tecnología. La dopamina que generan nos hace sentir aburridos cuando no podemos usar los gadgets, dificultando la atención en otras tareas y la desconexión completa. Estudios de esta misma semana apoyaban la hipótesis de que la adicción a las TIC activa los mismos circuitos que adicciones a sustancias.

8. Cuanto más utilizamos internet, más se activa nuestro cerebro:  […] La investigación sirve desde 2007 para mostrar que Internet cambia circuitos neuronales.

9. Nuestros cerebros tienden a buscar nueva información de forma constante: Diversos tests en Stanford indican que los  multitaskers, como muchos usuarios de internet, tienden a menudo a superponer a informaciones más antiguas y valiosas las novedades. Clifford Nass en Stanford observa cómo en lugar de focalizar la atención en cosas importantes tendemos a distraernos con cualquier novedad, como mensajes en redes sociales, email entrantes, etc.

10. Exploramos, más que leemos información de forma lineal: aparecen nuevas formas de lectura, más rápidas, de detección de elementos de importancia más que de lectura exhaustiva. Aparecen nuevos patrones de lectura, como el que nos dice que leemos en F, que comentábamos el pasado verano.

11. El pensamiento Online puede trasladarse a lo offline, favoreciendo que aparezcamos distraídos y sin foco si no sabemos desconectar del todo.

12. Posibles problemas de creatividad: Algunos expertos piensan que la memorización es necesaria para la creatividad, que cualquier brainstorming acude a conocimientos previamente almacenados en nuestras memorias y puede ser menos efectivo si almacenamos las cosas online.

Desde luego es mal momento para permitirnos el lujo de perder nuestra capacidad de innovación, así que si tenemos problemas al respecto, nada mejor que mejorar nuestras habilidades mediante cosas como el The Original Memory Gym.